El efecto del juego en el entrenamiento del perro

Entrenar a un cachorro no es sencillo, la paciencia que debemos tener al hacerlo es muy importante ya que el objetivo que queremos lograr con nuestra mascota representa una ardua labor diaria y de disciplina y responsabilidad, además de que ellos también se frustran y son factores que tú debes considerar. El juego con ellos nos llevará de alguna forma a instruirlos de manera indirecta la disciplina que queramos que tengan en nuestros hogares o fuera del mismo.

Las recompensas cuando el perro haga lo que nosotros le estamos enseñando no han de ser constantes, sino intermitentes, de la misma manera que en una máquina tragamonedas no sale el premio en todas las tiradas y eso es lo que provoca el comportamiento adictivo. Si lo recompensamos en cada ocasión el comportamiento se debilitará. Lo que sí debemos hacer es felicitarlo ya que ha cumplido nuestra orden.

La clave del efecto del juego es la perseverancia y la disciplina. Si nos remontamos a otros tiempos vemos que los animales debían ser persistentes para conseguir su objetivo primario más importante, la caza, la comida, sin perseverancia no se comía, puesto que no se conseguía cazar a la presa. En esa época cazar o comer era la mayor de las recompensas y lo que diferenciaba un canino fuerte y vivo de uno débil con posibilidad de morir. La motivación y la perseverancia van de la mano en estos casos.

MÁS QUE UN JUEGO, ENSÉÑALE DISCIPLINA

La disciplina es muy importante para aprender cosas nuevas tanto como para nosotros los humanos como para las mascotas, mientras más se le instruya al can más rápido tomará como costumbre el buen comportamiento ante diferentes situaciones que se le presenten en la vida diaria.

El juego es sinónimo de entrenamiento, con el podemos enseñarle a nuestros mejores amigos peludos un buen comportamiento, lo que logrará que de inmediato el can esté presentándote atención y respetando tu presencia sin la necesidad de sentir miedo al tu ordenarle algo.

Es muy importante enseñarles de la manera correcta y de la forma más agradable para que siempre asocian el buen comportamiento positivamente y aprendan que con cada buena acción realizada merecen un premio.

Con estas rutinas de juego además se le podrá enseñar al perro a controlar sus emociones y la tolerancia a la frustración, lo cual le ayudará a nivelar la excitación que le causa la actividad, llevándolo a una calma plena, además que estas prácticas recreativas podrás usarlas como premio ya que son tan placenteras para ellos como una golosina.

Un estudio reciente reveló que después de una sesión larga de juegos los canes muestran niveles de atención muy elevados hacia sus dueños lo cual nos facilitará la enseñanza del entrenamiento que queremos para él dándonos resultados más efectivos.

Los entrenamientos de obediencia son prácticas necesarias para todo perro, no importa su situación o la edad del mismo lo importante es implementarlas; lo más recomendable y que te dará esos resultados que deseas es entrenando a tu perro desde que esta cachorro ya que será más rápido y fácil esto te dará en control necesario sobre la posición corporal de tu perro dentro de tu hogar y fuer de él. Si es viejo puede costarle más ya que ha vivido sin ese tipo de normas hasta ese momento pero siendo constante con el entrenamiento y recibiendo aprobación conseguirás adiestrarlo y que tenga un buen comportamiento sin problemas.

Drenar toda esa energía acumulada en el día hará que su comportamiento y disciplina a la hora de aprender un nuevo entrenamiento sea fluida.

Todo buen comportamiento viene de la mano con una buena disciplina y sobre todo un hogar lleno de mucho amor.

Author: editor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *